Turismo rural, casas rurales, hoteles rurales: Masrural.com

Buscador de Turismo, Turismo Rural, Actividades, Ocio y Gastronomia

Buscador de Turismo, Turismo Rural, Actividades, Ocio y Gastronomia
Siguenos! Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter Siguenos en Youtube Siguenos en Rss 

Viajeros:
Inicio

Establecimientos

Ofertas y noticias

Rutas turisticas

Otros servicios


Propietarios:

Modificaciones

Altas y ofertas


Boletin:

Alta

Baja

Publicidad:




Ruta o punto turistico

Valdorba

Fotografia de: Valdorba: Leoz

Como llegar...
Cómo llegar a la valdorba
la valdorba está comunicada por medio de la carretera nacional n-121. paralela a ésta, discurre la autopista a-15, que tiene salida a la altura de pueyo (salida 56). tomando esta salida y por la n-121, dirección a pamplona, se accede al valle.


Como llegar a: Valdorba: Leoz

Descripcion...
Valdorba
datos pueblos enclave


barásoain, garínoain, leoz (amátriain, amunarrizqueta, artáriain, benegorri, bézquiz, iracheta, iriberri, leoz, maquirriain, olleta, sánsoain, sansomain, uzquita). olóriz (bariáin, echagüe, mendívil, olóriz, orícin, solchaga y las caseríos de eristain y lepuzain). orísoain. pueyo. unzué.

superficie: 210 km2 habitantes: 1.800 densidad: 8,5 hab./km2p

a medio camino entre el pirineo y la ribera, la valdorba guarda en sus rincones la esencia del medievo. el tiempo parece haberse detenido en calles empedradas, corrales de sillarejo y tejados de lajas. al enfilar las carreteras del valle se tiene la sensación de escapar del mundo y, sin embargo, para sorpresa del viajero, esta comarca navarra de sabor recóndito se encuentra a cuatro pasos de pamplona y a otros tantos de lugares tan visitados como olite o ujué. integrada por pequeños núcleos de población, la saludable tranquilidad que se respira en sus aldeas ha ido atrayendo gentes nuevas que, restaurando casas y recuperando parte del patrimonio común, han ayudado a devolver al entorno algunos signos de su antigua solera. el ambiente apacible de la valdorba no esconde las huellas de pasados turbulentos. territorio disputado entre los reyes de navarra y los árabes, lugar de templarios, atajo de peregrinos, sus bosques sirvieron de escondrijo en la guerra de la independencia y las campañas carlistas a las partidas que lanzaban desde ellos sus escaramuzas.

valdorba capricho rural

el importante patrimonio monumental de la zona se integra en pueblos floreados o aparece junto a higueras y paredes donde las hierbas ácidas entre las hendiduras de las piedras cambian de color según la estación del año.29 13 27il: info@crlisten.com
reservas
el territorio está delimitado al norte por las sierras de san esteban y alaiz, y al este y sur por las de izko, uzquita y guerinda. el monte busquil y una línea de pequeños cerros, en las cercanías de tafalla, dibujan los márgenes al oeste y suroeste, acercándolo a las tierras de valdizarbe y artajona. las líneas más altas, a 1.155 metros, pertenecen a la sierra de alaiz, importante frontera, no solo geológica sino bioclimática e incluso administrativa. en el corazón del valle se eleva la sierra de san pelayo (950 metros), cuya silueta contribuye a acrecentar el carácter agreste de unas tierras en las que, descendiendo de bosques o pastos de montaña, no es extraño encontrar cultivos de secano en sus laderas y estribaciones más bajas. la llamada valdorba llana regala al paseante uno de los paisajes más característicos de la zona, el que componen, alternándose como en un mosaico, pequeñas parcelas de cereal, alguna que otra vid, olivos, almendros, higueras, nogales, prados para pasto de ovejas, yeguas o vacas, campos de labor con vegetación en los linderos y las enmarañadas franjas verdes que envuelven los arroyos de la modesta red fluvial que drena la cuenca. conforman ésta pequeños ríos o barrancos, de régimen irregular y elevado estiaje, que alimentan al río cidacos.
más característicos de la valdorba son los carrascales. extensos y de gran densidad desde unzué hasta sánsoain, las encinas forman parte importante del paisaje en los alrededores de mendívil, solchaga, eristáin y lepuzáin. en su mayoría, los bosques del entorno exhiben la marca del hombre tras cientos de años de intenso manejo, al haber sido tratados en muchos casos como monte bajo para la extracción de leñas, ya que la madera de encina tiene un gran poder calorífico y una muy buena transformación. en solchaga se fabricaba carbón de forma continua hasta principios del siglo xx y todavía pueden encontrarse, dentro de áreas boscosas, algunos de los círculos llanos donde se localizaban las típicas carboneras.
también para calentar las casas fue utilizada durante siglos la madera de roble. encajados en las cuestas y sobre terrenos pedregosos donde la agricultura resulta imposible, los montes de roble pubescente y quejigo ocupan una gran extensión en la comarca. debido la acción de talas, quemas y carboneo, la mayor parte de sus bosques son relativamente jóvenes y existen muy pocos ejemplares de grandes dimensiones, si bien en las cercanías de echagüe, junto a unas bordas en ruinas, se puede admirar un roble monumental. para abarcar su tronco milenario son necesarios los brazos de cinco personas. el corral de intxusta, en garínoain, cerca de la muga con artajona, es otro de los parajes en los que enraízan enormes quejigos.
aunque son escasos los bosques de pino royo, es frecuente observar en laderas y otras áreas vetustos ejemplares solitarios. durante cientos de años y hasta bien entrado el siglo xx, no se disponía de otro alumbrado en el valle que no fuese el de los leños enresinados o tiedas, que se extraían a modo de láminas de los troncos de los viejos pinos royos y servían para iluminar las casas y calles en las noches valdorbesas. a la masa existente en iracheta y el resto de pinos aislados hay que considerarlos autóctonos y de origen natural.


la valdorba incluye una gran diversidad de ecosistemas. su peculiar situación a caballo entre las estribaciones del prepirineo y las comarcas secas del mediodía navarro le confiere una abundancia de microclimas y parajes de transición que hacen del lugar una zona de gran interés paisajístico, cuya gran cantidad de hábitats propicia, entre otras riquezas, una de las mayores densidades de aves rapaces de europa.

valdorba valle de orba

• el nombre valdorba proviene de las montañas de orba situadas en su límite oriental. la sierra de alaiz cierra a la valdorba por el norte, la de guerinda por el sur, mientras la sierra de izco y los montes de uzquita la separan de la merindad de sangüesa.


valdorba fauna

el variado catálogo faunístico de la valdorba es el lógico reflejo de su diversidad de hábitats. entre dos medios tan diferentes como los cortados rocosos y los hayedos de alaiz, y las zonas bajas donde aparecen los cultivos de secano, se extiende uno de los paisajes más característicos de la comarca, el que componen campos de cultivo, pequeños rodales de carrasca y quejigos, pastos, baldíos y matorral mediterráneo. son lugares excelentes como cazaderos y áreas de campeo para la mayoría de rapaces y pequeños carnívoros, y proporcionan cobijo y alimento a muchas otras especies.
por sus cantos y variedad destaca una familia de inquietos pájaros: las currucas. de nueve especies de currucas que nidifican en la península, ocho lo hacen el la valdorba. otras aves propias de estas zonas son la abubilla o el abejaruco.
también campan por la valdorba, llegando hasta las estribaciones más bajas de los montes, aves típicas de las estepas ibéricas, como el alcaraván o la calandria y son comunes en los espacios abiertos especies cinegéticas como la perdiz y la codorniz. entre las rapaces que nidifican en estos parajes destacan el aguilucho cenizo y el mochuelo.
otras –el águila real y la culebrera europea los sobrevuelan habitualmente. pocos mamíferos viven en este medio aparte del zorro y el conejo.
en el extremo opuesto, en los bosques caducifolios de la zona de montaña, en especial en las umbrías de alaiz e izco, aves de clara distribución cántabro-pirenaica, como el pito negro, aparecen como nidificantes.
la mayoría de mamíferos de tamaño mediano o grande prefiere las zonas arboladas para criar. huellas de jabalí, corzo, zorro, tejón y de pequeños mustélidos son frecuentes en los caminos y delatan el ajetreo nocturno. además, están presente la jineta, el gato montes, el lirón gris y varias especies de murciélagos.
en las riberas de los ríos crían pájaros carpinteros, tórtola común, oropéndola, ruiseñor común y bastardo. también, garzas – real e imperial- y azulones se acercan con frecuencia a buscar alimento desde las cercanas lagunas del juncal y pitillas. de hecho, el uso que del territorio hace la fauna no se limita a las especies sedentarias o a las que solamente están durante la temporada de cría. algunas aves vienen únicamente en invierno durante los meses más fríos, como curiosidad, la presencia del treparriscos en los cortados de la sierra de alaiz. y además, la cercanía – menos de 50 km.- de los collados pirenaicos donde se concentra el paso de muchas aves migratorias, hace que en la valdorba también podamos observar grullas, grupos de abejero europeo, torcaces y bandadas de pajaritos en sus viajes periódicos.
la riqueza y diversidad de este paisaje rural se incrementa con la presencia de especies que ocupan pueblos y construcciones rurales como aviones, golondrinas, vencejos, tórtolas turcas y estorninos, además de lechuza, mochuelo, colirrojo tizón, gorrión chillón y gorrión común. mamíferos como la garduña y la comadreja, el erizo, el lirón careto y varias especies de murciélagos, se instalan en casetas de huerta, cobertizos, pajares, desvanes, etc.
otras viven entre los muros de los antiguos bancales y los montones de piedra arenisca muy abundante en la zona- o bajo las mismas piedras, como lagartijas, lagartos, luciones y culebras. y en las pequeñas charcas para usos ganaderos existentes, anfibios como la rana verde, sapo común, sapo corredor, tritón palmeado y tritón jaspeado, entre otros, depositan sus huevos.

valdorba animales libres

resulta frecuente ver volar en la valdorba a buitres o aguiluchos.

valdorba fauna variada
la diversidad de hábitats que se encuentran en la valdorba tiene su reflejo en una variada fauna. calandrias y alondras comparten espacio con especies cinegéticas como la perdiz y la codorniz, con palomas torcaces y otras muchas aves como el pito negro, el buitre, la jineta o la curruca, un simpático e inquieto pajarito conocido por sus agradables cantos.
entre las rapaces, se encuentran en la valdorba el aguilucho cenizo, el mochuelo, el águila real, la culebrera europea, el azor y los milanos.
huellas de jabalí, corzo, zorro, tejón y de pequeños mustélidos son frecuentes en los caminos y delatan el ajetreo nocturno.

valdorba recorridos micológicos
existen una serie de recorridos micológicos señalizados que permiten al visitante disfrutar del paisaje de la valdorba mientras se buscan setas y que discurren por amátriain-orísoain, barásoain, echagüe, garínoain, iracheta, pueyo y unzué.

lugares de interés comunitario
las particularidades físicas y climáticas de la valdorba han propiciado que, pese a su pequeña extensión, más de la mitad de hábitats de especial valor definidos en navarra se encuentren representados en sus límites.
la elevada importancia de algunos de ellos ha hecho que se hayan catalogado como lugares de interés comunitario (lic), como paso previo a ser designados zonas de especial protección en el marco de la red natura 2000. con una superficie total de 1.347 hectáreas ubicadas en los dominios de leoz y pueyo, y extendidas incluso al vecino municipio de san martín de unx, abarcan las reservas naturales del monte del conde y olleta. constituyen una muestra muy representativa del paisaje montañoso mediterráneo y, sobre todo, desempeñan un importante papel conectando en un mismo eje los hábitats del este y oeste de navarra.
de ahí su especial importancia.
la reserva natural del monte de olleta ocupa 28 hectáreas. es un quejigal en el que se encuentran robles híbridos con el pubescente, una formación forestal bien estructurada y con signos de organización madura. la reserva natural del monte del conde, de 130 hectáreas y situada en una ladera al oeste de sánsoain, es un carrascal donde se alimenta y refugia abundante fauna. se trata de uno de los bosques mediterráneos mejor conservados de la navarra media.
hayas
en la valdorba pueden encontrarse incluso hayas, las más meridionales de navarra. la mayor parte de los hayedos están concentrados en las partes más elevadas de la sierra de alaiz, por encima de los 900 metros de altitud y prácticamente al límite de la comarca. pertenecen al término municipal de unzué, cuya peña (990 metros) es el “balcón valdorbés”. en leoz, el paraje de la marquesa, radicado en el concejo de iracheta, acoge también un pequeño bosque rodeado de robledales y pinares. se trata de un rodal de gran singularidad desde el punto de vista botánico, al representar el límite de distribución del hayedo en navarra por su parte sur.

valdorba micología

setas y hongos abundan por los parajes de la valdorba. destacan por su aroma harinoso y fuerte los perretxikos, los que invitan a los primeros paseos en primavera. se pueden recoger champiñones en los prados, y hongos y rebozuelos en el bosque.
ya a finales de septiembre, los hayedos se llenan de ejemplares tan buscados como las illarrakas, hasta que, con los fríos, toma el relevo el pinar, en el que aparecen por doquier los robellones. en los bordes de caminos, zonas de paso, matorrales y lugares herbosos, se pueden er barbudas, senderillas, pie violetas, plateras y setas de cardo. poblando algunos tocones en las zonas de ribera, favorecida por la humedad que se mantiene en la madera, la seta del chopo aparece casi en cualquier época.
conforme avanza la temporada, la producción de setas se va desplazando a enclaves más cálidos. en noviembre, o incluso en diciembre, hay que visitar los carrascales, donde se pueden reconocer sin dificultad gamuzas, hongos de carrasca, higróforo escarlata, algunas lenegas…
y para terminar con una joya la recolecta, tal vez pueda acompañarse a algún truficultor de la zona a desenterrar el “diamante negro” o trufa de perigord. este cotizadísimo hongo invernal se recoge desde primeros de diciembre hasta marzo.




valdorba gastronomía

si se admite que la cocina de un territorio es su paisaje en la cazuela, si se reconoce que es la expresión abreviada de determinados modos de vida, navarra dispone de mil razones para poseer un recetario de grandes proporciones. entre los pirineos, área de bosques salvajes y escenarios de agua y nieve, y su famosa ribera del ebro, en la que perviven las huellas de las civilizaciones romana, árabe y judía, cada escalón geográfico constituye un escaparate gastronómico modelado por el quehacer de sus habitantes.



al recorrer los diferentes parajes que configuran la comunidad foral de navarra, el viajero de espíritu sensible se sorprende ante el número de recetas populares que atesoran unos territorios tan diversos. en muy pocos lugares como en navarra se funden de manera tan perfecta el paisaje, la historia y la cocina. una de las peculiaridades de los hábitos alimenticios navarros es su vinculación con fechas señaladas del calendario. menús enteros, recetas y preparaciones dulces se siguen consumiendo, casi siempre con una innegable carga ritual y simbólica. las tortas de san antón: las meriendas con morcillas, nueces y vino por san blas y la candelaria: el roscón de reyes de la epifanía, dulce que se documenta en navarra desde la baja edad media: los menús tradicionales, que se elaboran para conmemorar el año nuevo (cardo, cordero o capones y turrones), así como algunos platos como el bacalao al ajoarriero, típico de los sanfermines.
al profundizar en las bases de esta cocina, llama la atención la calidad de la despensa en la que se sustenta. nos referimos a productos protegidos con denominaciones de origen y específicas o legitimados por el peso de sus orígenes. alimentos naturales que conforman un patrimonio irrepetible, todos de producción controlada, que se relacionan con lugares concretos de su territorio y en cuya obtención posee una influencia determinante la mano de los hombres que los cuidan o extraen de la tierra.
ahí están para ratificarlo las pochas de sangüesa: las alubias blancas, pintas y rojas de puente la reina: los cogollos, las habas, las borrajas, los cardos, los brécoles, las acelgas, las espinacas, las cerezas y las berzas de tudela y toda la ribera: los ajos de falces: las coliflores de azagra, marcilla y peralta: los cardos de la zona media: los aceites de oliva vírgenes de la ribera: las alcachofas de tudela: los pimientos del piquillo de lodosa y, por supuesto, los espárragos de navarra.
y las sustanciosas cabañas de ganado vacuno y ovino de las que se obtienen los prestigiosos cortes de “ternera de navarra”, y los deliciosos canales de lechales y ternascos de razas latxa y rasa.
no se puede dejar de lado la amplia oferta micológica de los bosques navarros, que incluye algunas de las variedades de setas más apreciadas. ni olvidar los derivados del pato de las zonas de montaña, los embutidos (chorizo de pamplona, txistorra, relleno, chorizo casero y cular), los quesos idiazabal y roncal, protegidos por su prestigiosa denominación de origen, los vinos adscritos a las dos denominaciones navarra y rioja, además de una interesante producción de cava.
sería una verdadera pena que al llegar la hora del postre el viajero ya hubiera rendido el tenedor. hay mucho donde elegir en la propuesta navarra: la tradicional cuajada, el clásico arroz con leche y la no menos clásica leche frita, o las almendras garrapiñadas de ujué (donde pueden saborearse unas migas excepcionales). canutillos de hojaldre rellenos de crema, “alpargatas”, hojaldre con pasta de almendra: las “costrada” de aoiz: los “sequillos” de tudela ….y, para endulzarse la vida entre horas, unos caramelos: reputadas pastillas de café y leche en pamplona y tafalla.
finalmente, el pacharán navarro será el encargado de poner alegría sobre la mesa.

6
valdorba arte

sembrado de iglesias y ermitas, de la inmaterialidad de hospitales, monasterios, órdenes medievales y caminantes que trazaron una ramificación del itinerario hacia santiago, el valle donde el románico navarro tiene su más densa concentración es un claro ejemplo de la absorción del arte del camino de santiago, ya que el arte valdorbés es un claro ejemplo de la absorción del arte en la ruta jacobea.


etapa en el trayecto espiritual hacia el perdón de los pecados, lugar para salteadores y ladrones, artesanos, faranduleros, bailarines, saltimbanquis ascetas, filósofos, artistas, ruta de comunicación para el comercio, vía de escape para la vida rutinaria acotada en las costumbres y limitaciones de la nobleza y el clero… eliminado el mito de la alta edad media sobre el tenebrismo, parece ser que la realidad de la época no fue tan oscura, que el paso de caminantes animó a los lugareños con sus mil y una vivencias, que enriqueció sus costumbres y, cómo no, su cultura, definiendo al tiempo un espacio de expansión para el arte.
engarzada entre las dos vías principales de la ruta jacobea -la de roncesvalles por eunate y la de jaca por sangüesa-, la peculiaridad de la valdorba radica quizás en su hermetismo geográfico. el valle era en el medievo un cúmulo de núcleos habitados cuyos haberes fueron enriquecidos por la visita de forasteros, así como por las aportaciones de lugareños “de mundo” que a su regreso de otras tierras dotan a la suya de joyas culturales de otros continentes, como ocurrió con el doctor navarro y fray francisco de solchaga.
el conjunto patrimonial resultante, que abarca junto al destacado legado religioso una no menos interesante herencia civil, es especialmente rico y singular, y está integrado, para sorpresa de algunos, no por sencillos productos del arte popular, sino por verdaderas obras maestras subordinadas en ocasiones al bien mueble, como en el caso de los relieves en piedra o pinturas murales, o a bienes inmuebles, como sucede con las esculturas exentas, principalmente imágenes marianas.
en lo que atañe al patrimonio arquitectónico, la edad media dejó al valle ejemplares de gran interés. la valdorba está plagada de pequeñas construcciones románicas pertenecientes a dos estilos artísticos. las más antiguas datan del año 1200 y pueden catalogarse dentro del románico rural. el segundo estilo es protogótico.
los monjes de cluny se afanaban en hacer que la espiritualidad quedase reflejada en todos los aspectos de su vida, hasta en el marco físico de sus acciones: creando construcciones con tendencia a la verticalidad, sencillez en sus formas, grandes vanos para la luz y mínima decoración, buscaban sentirse más próximos a dios. cuando esto ocurría en francia, la valdorba acunaba el románico rural y la llegada de las nuevas ideas cistercienses transformó la complejidad medieval de representación en un lenguaje más sencillo de elementos. así, parte del patrimonio artístico de la comarca ilustra esa transición al gótico, con influencia jaquesa plasmada en el símbolo trinitario del crismón y el tejaroz, y portada con elementos cistercienses como el capitel de pencas.

valdorba ermitas e iglesias
son muchos los puntos de interés artístico en la zona, pero tal vez lo que convierte el conjunto en especialmente atractivo es el hecho de que iglesias, puentes, molinos, palacios, cruces… estén enclavados en un paisaje poco frecuente por lo apacible y turísticamente nada masificado. en este ambiente, y completando el catálogo de obras monumentales, se insertan también sencillas piezas arquitectónicas, como las numerosas ermitas que, con un promedio de dos por población, adornan la valdorba. un ejemplo lo constituye la ermita de santa lucía, en artariain, actualmente muy restaurada, y una de las más pequeñas en tamaño.
en el capítulo de joyas artísticas, olóriz, en el despoblado de echano, exhibe una de las más destacadas del legado valdorbés: la ermita de san pedro ad víncula. el lugar perteneció a la orden del temple, lo que dota a esta arquitectura de cierto misterio. su portada comprende un complejo programa iconográfico, cuya temática del juicio final, de la visión de juan en el apocalipsis (24 reyes ancianos), muestran los trabajos figurativos más finamente elaborados de la valdorba, junto con los canes del alero: instrumentos musicales, bestia comiéndose a un hombre, contorsionista, hombre bebiendo del barril, trabajos de cestería...
garínoain posee también un gran patrimonio religioso. destaca la ermita del cristo de cataláin, al que todo el valle rinde culto. la historia, que ha dejado en sus muros numerosas marcas de canteros y en su interior un sepulcro gótico hoy expuesto en el museo de navarra, lo cita como santuario, además de hospital de peregrinos en la ruta jacobea. contigua a la ermita está la construcción que fuera hospital de peregrinos. algunos arcos todavía resisten el paso del tiempo, aunque lejos quedan los días de reparto de derramas, las reuniones de todos los pueblos del valle, las elecciones de cargos como el médico, el secretario, etc.
muy cerca del lugar, en el centro de orísoain, puede visitarse otro lugar con encanto: la cripta de la parroquia de san martín. se ubica bajo el altar como era costumbre en la antigüedad y se realizó salvando el desnivel del terreno, de forma que se accede a ella por una escalinata de pasillo estrecho, atravesada previamente una trampilla de madera con arandela. su finalidad inicial era el enterramiento de un santo o de sus reliquias, si bien pudo también, pese a sus reducidas dimensiones, acoger actos litúrgicos.
con función de enterramiento se elevó igualmente el pórtico de la iglesia de santa maría, en eristáin. esta entrada muestra una estructura cuando menos curiosa, con una fa-
estructura cuando menos curiosa, con una fachada-puerta central limitada por dos balconadas, subdivididas a su vez en sendos ventanales. contiene tres tumbas a ras del suelo. dos son lápidas con escudos e inscripciones, y la tercera responde más a la tipología de los sarcófagos a dos aguas que existen en otros enclaves valdorbeses. en el centro una espada, símbolo del enterramiento de un caballero. la tumba, que en la edad media quedaba restringida a reyes, clérigos y nobles de cuna dentro los lugares sagrados, se encuentra allí debido a la herencia simbólica, según la cual, se trata del lugar más cercano para ascender a dios tras la muerte.
precisamente a otros caballeros, los de la orden de jerusalén y encomienda de leache, perteneció la iglesia de la asunción de olleta, que comparte similitud con cataláin, monasterio de azuelo y loarre. para visitar la parroquia es necesario atravesar un puente empedrado y angosto, enemigo de tobillos y tacones, y por cuyas paredes se desborda la maleza. destaca la portada con crismón de influencia jaquesa y capiteles cistercienses. su bóveda sobre pechinas deja entrar la luz de manera tenue y reta a la gravedad con su trabajo de sillarejo. en los capiteles, encontramos restos de policromía de la que fue la iconografía general de los siglos xiv y xv.
las pinturas murales del ábside, de estilo gótico lineal, de los dos maestros de olleta, se encuentran en el museo de navarra desde la
mitad del siglo pasado.
a cinco minutos de olleta, otro de los elementos característicos del arte valdorbés: una cruz monolítica. contiene los símbolos de la pasión: bajo la cruz de forja, en la piedra inferior se representa a un jesucristo esquemático (rostro introducido en un círculo, boca abierta y barba con gran movimiento, manos rozando la sujeción de un corazón), la cruz, las monedas y la calavera, por la parte anterior. por la posterior, se intuye una cruz y una escalera. en el costado, el gallo de la negación.


valdorba cruceros

cruceros de piedra como los de orísoain, sansomain (a la derecha) o benegorri (abajo), jalonan los campos y localidades de este valle por el que han transitado durante siglos peregrinos del camino de santiago. la cruz de urkamendi fue picota donde el merino ejecutaba la justicia, pudiéndose apalear, ahogar e incluso ahorcar al individuo. más tarde, como ocurrió con muchas otras, se transformó en símbolo redentor.

valdorba estelas

en la valdorba se conservan estelas de piedra en varias localidades. en el cementerio de sánsoain se han conservado estelas muy curiosas como la que incluye una flor de ocho pétalos (abajo) y otra con una eguzki lore, flor de cardo que se coloca en la puerta de las casas para ahuyentar a los malos espíritus. otras estelas se encuentran en el museo de san telmo, de san sebastián.


valdorba patrimonio civil

no menos curioso es el patrimonio civil de una comarca cuyas muestras de urbanismo local se conservan claramente en poblaciones como leoz, donde pueden apreciarse combinaciones de sillar y sillarejo, así como tejados de lajas en construcciones semicirculares utilizadas como leñeras o graneros.
pero si algún edificio puede resultar pintoresco, por ser un ejemplar de construcción prerrománica único en la zona, ese es el hórreo de iracheta, otra de las joyas arquitectónicas del valle. se conocen similitudes de éste con otros de galicia, asturias, navarra oriental, aragón o ribagorza desde el siglo ix. la ejecución de esta obra se explica por los matrimonios de alfonso iii con jimena de navarra, o del sucesor ordoño ii con sancha, hija de sancho garcés. estas relaciones trajeron a la zona la tipología constructiva rural norteña que quedó reflejada en el hórreo, utilizado como granero para las cosechas, y con posterioridad, cómo lugar de reunión de autoridades.
junto a éste, el antiguo hospital de peregrinos de iracheta dependiente de la orden de san juan, la antigua casa palacio, hoy una vivienda particular rehabilitada, y la iglesia de san esteban, completan lo que puede definirse como conjunto histórico artístico de iracheta.
dentro de la arquitectura civil de la valdorba destaca un tipo de construcción denominada “palacio cabo de armería”. se trata de casas señoriales, de origen diverso: bien de nobleza, reafirmándose éste por el escudo heráldico en la fachada y con una mayor importancia en su ejecución, o bien de abolengo medieval oriundo del valle, de mayor simplicidad.
los escudos más complejos son de siglos posteriores, época en la que proliferaron en toda la geografía.
los palacios fueron ocupados por señores como pago por parte de la realeza en las hazañas o batallas militares, pudiendo ser de propiedad individual o patrimonio real. sus moradores poseían derechos y privilegios sobre los habitantes de los pueblos, que a veces les llevaba a disputas. en la valdorba, encontraremos numerosos palacios cabo de armería en diferentes localidades.
actualmente las casas-palacio son de propiedad particular. algunas han sido reformadas y rehabilitadas, y otras restauradas, pero todas guardan su solera, como es el caso del palacio de los azpilcueta, en barásoain, donde nació el doctor navarro, personaje ilustre del pueblo, allá por 1492. estando en coimbra ejerciendo su cátedra, decidió adecentar su casa y cuál fue su sorpresa al saber que ya estaba arreglada. montó en cólera y mandó derruirla, pero no se cumplió. tras una ausencia de dieciocho años, durante los cuales fue presbítero en tolosa de francia, canónigo de roncesvalles, y regentó cátedras en la universidad de salamanca y en coimbra, volvió al pueblo hasta su marcha a roma.
el palacio de los azpilcueta responde al característico prototipo del palacio renacentista, con diferentes niveles, de orden italiano, puerta, ventanas, arcadas y torre.


valdorba parque eólico de guerinda

parque eólico de guerinda, constituido por 199 aerogeneradores de última tecnología, el número 200 lo completa un singular molino de viento harinero, en perfecto estado de funcionamiento, reconstruido sobre sus ruinas, de algo más de seis metros de diámetro y descubiertas en 1996 durante la construcción del mayor parque eólico de europa. a su vez, este lugar se consolida como el balcón o mirador de la zona media y ribera de navarra. el parque eólico de guerinda se encuentra en el concejo de olleta, término municipal de leoz.

Imagen del entorno de: Valdorba: Leoz

Imagen del entorno de: Valdorba: Leoz

Pagina web...
http://www.casadelarco.info

Ubicacion...
Poblacion: Leoz
Provincia: Navarra
Pais: España

Establecimientos recomendados...

¿Eres Propietario?: ¡Pruebe nuestras promociones de pago desde solo 49€ 2 años en nuestras 10 webs turisticas y con informacion ilimitada!
¿Es Propietario?: ¡Pruebe nuestras promociones de pago desde solo 49€ 2 años en nuestras 10 webs turisticas y con informacion ilimitada!


Rutas recomendadas...

Larraga: Larraga Larraga | Larraga - (Navarra)

Miranda De Arga: Miranda De Arga Miranda De Arga | Miranda De Arga - (Navarra)


Buscar en mapas:
Mapas de turismo rural, alojamientos, gastronomia, actividades,...

Publicidad:


Contactanos | Aviso legal | Condiciones de uso | Proteccion de datos | SSL | Cookies | Adaptada a Ley 34/2002
 Grupo Areaturistica.com:  Areaturistica.com
 Masturismo.com
 Masviajar.com
 Masrural.com
 Masactividades.com
 Masgastronomia.com
 Masrutas.com
 Maspueblos.com
 Masgps.com
 Masfotografias.com

Recomendamos para alojar tu web:


Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Contenido Portal:
Establecimientos: 2539
Categorias turisticas: 150
Rutas turisticas: 1229
Rutas para gps: 170
Videos: 2118
Certif. entregados: 1578
Webs amigas